7 alternativas saludables a los desayunos de los niños 

Azahar Salud Nutrición

 

En este post vamos a darte alternativas para que conviertas los desayunos de tus niños (esos que crees que son saludables) en desayunos realmente saludables. Propuestas que van más allá del tradicional pan integral con aceite de oliva virgen y tomate.

A pesar de que el desayuno es una comida más, puede que sea la que peor hacemos desde el punto de vista nutricional y la que mejor hacemos desde el punto de vista de la industria alimentaria. Nuestras mesas de desayuno son un reflejo del éxito del marketing alimentario. Las vestimos con bollería industrial, cereales, zumos diseñados por la industria… todos ellos repletos de grasas insanas y azúcares refinados. 

Algunos desayunos frecuentes de los niños son: leche con cacao y galletas, cereales azucarados con leche, zumos de brick con variedad de bollería industrial, yogures de frutas azucarado, pan con nocilla, pan con embutido.

 

¿Qué podemos hacer para convertirlos en desayunos realmente saludables?

 

1. Si en casa sois de los de “leche con cacao y galletas”:

Aléjate de los cacaos azucarados y acércate al cacao 100%. También puedes probar a darles la leche con un poco de canela o vainilla en polvo. Algún día de las semana puedes hacer un batido de plátano con leche y cacao 100%.

En cuanto al consumo de galletas , aquí tenéis nuestra opción. Aléjate de las galletas industriales y acércate a las caseras. Lo ideal es que las consuman no más de una vez por semana.

 

2. Si sois de los de “cereales azucarados con leche”: 

Muchas veces los cereales que compramos llevan enormes cantidades de jarabes de glucosa, jarabes de maíz alto en fructosa, dextrosa… todos estos ingredientes son azúcares simples y por tanto su consumo no está recomendado. 

Aléjate de los cereales diseñados para los niños con: colorines, dibujitos animados, los protagonistas de sus dibujos favoritos.

Acércate a los cereales que llevan sólo cereal integral: los cereales de avena en copos finos sin nada más.

 

3. Si sois de los de “zumos de brick con bollería industrial”:

Aléjate de los zumos en general. Si bien hay algunas versiones no azucaradas, lo ideal es la fruta entera.

Acércate al mercado a por fruta entera de temporada para cada desayuno.

La bollería industrial no entra dentro de las opciones, más abajo te contamos opciones “comodín”.

 

4. Si sois de los de “yogures de frutas azucarados”: 

Los yogures de frutas no tienen fruta y sí mucho azúcar.

Aléjate de la palabra fruta cuando vayas a comprar al supermercado: lo que la industria anuncia como fruta en realidad es azúcar. La fruta que contienen es casi una ilusión y no tienen los beneficios de la fruta entera.

Acércate a los yogures que sean solo a base de leche pasteurizada y fermentos lácticos. Puedes probar también con los yogures de cabra u oveja. Añádeles trozos de frutas naturales.

 

5. Si sois de los de “pan con nocilla” : 

Los panes que solemos encontrar en los supermercados son panes de harinas muy refinadas, sin vitaminas, ni germen, ni fibras ni minerales. Por ello se comportan en nuestro organismo casi como si fueran azúcares.

Aléjete de los panes del supermercado con publicidad engañosa y etiquetas quilométricas. La mayoría de ellos son falsos integrales. Os hablaremos de ello en un futuro post.

Acércate a la panadería artesanal del barrio y pide pan integral 100% de centeno, espelta o trigo que sea de masa madre. Si ellos no los trabajan te los pueden encargar. También puedes aprender a hacerlos tú, en La Habitación Saludable organizamos talleres durante el año.

Aléjate de la nocilla, ponga lo que ponga la etiqueta: aunque lleven menos azúcares, aunque lleve estevia, aunque ponga que no llevan grasas trans… Ninguna es una alternativa saludable.

Acércate a preparar mantequillas de avellanas con cacao en casa para tomar de manera esporádica. Receta fácil aquí.

 

6. Si sois de los de “pan con embutido y/ o paté”: 

Para fabricar los embutidos la industria emplea materias primas de baja calidad: despojos de carnes. Estos despojos los mezcla con diferentes espesantes, conservantes, sales, azúcares, almidones.
Aléjate de los embutidos.
Acércate a otro tipo de proteínas como el atún, sardinillas, bacalao ahumado, patés de legumbres caseros, guacamoles…

 

7. “Comodín”:

Son alternativa saludables, más allá del tradicional pan integral con tomate y aceite, y que te ayudan a tener variedad en los desayunos:

  • Tortilla francesa y plátano.
  • Compota de frutas con frutos secos (valorar frutos secos enteros o triturados según la edad) cereales y yogurt natural.
  • Brochetas de tomates cherry con queso fresco de cabra.
  • Bocatas de pan integral con patés vegetales y fruta.
  • Tortitas de calabaza y frutas.

 

Puede que los niños se resistan en un principio; sus paladares están acostumbrados a altas concentraciones de azúcares, por eso es importante hacerlo de manera progresiva, incorporando pequeños cambios semana a semana hasta conseguir que se adapten a los nuevos sabores. Tu ejemplo puede ser de mucha utilidad para ellos a la hora de cambiar sus hábitos: ya sabes que los niños aprenden lo que ven.

Y en tu casa: ¿de qué os vais a alejar y a qué os vais a acercar esta semana?

Si te ha gustado, comparte tus experiencias con nosotros!

 

Azahar Salud www.azaharsalud.com / La Habitación Saludable www.lahabitacionsaludable.com

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/azaharsalud/ https://www.facebook.com/LaHabitacionSaludable/