La guerra contra el azúcar

Azahar Salud Nutrición

 

Probablemente estés pensando: ¿cómo puede ser que un sabor que tiene tanta importancia para nosotros esté tan demonizado? Los azúcares y su sabor dulce son importantes en nuestra dieta: son fuente de energía y uno de los nutrientes del cerebro… Sin embargo parece que cuando pensamos en ellos solamente tenemos en la mente a: las tartas, los bollos, los helados, los zumos…

En ese punto tenemos algo que aclarar:

  1. No todos los azúcares son iguales para nuestro organismo.
  2. El sabor dulce no es propiedad exclusiva del  azúcar simple (blanquilla).

En el armario de sabores dulces que tenemos almacenado en nuestra cabeza los postres con azúcar añadido ocuparían nuestras perchas principales. Si bien es verdad que los niveles de sacarosa que tienen estos alimentos es muy alto, la sacarosa no es exclusiva de los sobrecillos de azúcar blanquilla y la sacarosa no es la única que nos produce la sensación dulce.

 

¿Dónde está la sacarosa?

La sacarosa es una azúcar que está presente de manera natural en los alimentos de origen vegetal ya que es un producto intermedio de la fotosíntesis. Está formado por glucosa y por fructosa.

En los alimentos de origen vegetal, los azúcares (entre ellos la sacarosa) conviven  junto con fibras, proteínas, minerales, vitaminas y agua.

La sacarosa también puede producirse de manera industrial dando lugar al azúcar de mesa o blanquilla. Este azúcar de mesa se obtiene a través de la caña de azúcar o la remolacha azucarera. La planta de caña de azúcar tiene en su composición entre un 7-20% de sacarosa además de otros componentes entre los que destacamos la fibra (8-16%). En el proceso de obtención del azúcar refinada se aísla la sacarosa de los demás componentes.

 

Y, ¿qué importancia pueden tener esos componentes?

La naturaleza no los ha puesto ahí por casualidad, o por lo menos eso apoyan las tradiciones ancestrales o la ciencia. Todos los componentes del alimento ejercen de manera conjunta una acción final que facilita la asimilación y aprovechamiento del alimento de forma respetuosa con el propio organismo. Es por ello que el consumo de altos niveles de azúcares añadidos tiene efectos perjudiciales como por ejemplo promover la obesidad, la diabetes o la aparición de caries. 

No es el azúcar, sino el alimento en su conjunto el que aporta los beneficios en nuestro organismo.

 

¿Qué otras perchas podrías añadir tu armario de sabores dulces?

  • TUBÉRCULOS: patata, boniato…
  • HORTALIZAS: calabaza, zanahoria, remolacha, nabo…
  • FRUTAS FRESCAS: plátano, manzanas, peras, uvas…
  • FRUTAS SECAS: dátiles, uvas pasas, orejones…
  • CEREALES INTEGRALES: arroz, avena, trigo, cebada, mijo…
  • LEGUMBRES: lentejas, garbanzos, guisantes…

Los alimentos de origen vegetal, tal y como viene de la naturaleza, contienen azúcares necesarios y es en este “formato” cuando nuestro organismo puede beneficiarse de sus propiedades. Así que, si quieres invitar a un helado o a unas chocolatinas a los niños a la salida del cole, tu mismo… Pero no te justifiques con que “está en edad de crecimiento” o que “el azúcar es bueno para el cerebro”. Ahora ya sabes que eso es una verdad a medias…

 

Azahar Salud www.azaharsalud.com / La Habitación Saludable www.lahabitacionsaludable.com

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/azaharsalud/ https://www.facebook.com/LaHabitacionSaludable/