En busca de la galleta saludable

Azahar Salud Nutrición

 

Estas últimas semanas, después de toda la información mediática sobre el aceite de palma y los azúcares añadidos, hay una pregunta que se formula con frecuencia en nuestras consultas: “cuando voy a comprar galletas, ¿en qué me tengo que fijar para que sea saludable?”

 

Ponte las gafas

Nosotros os respondemos desde las gafas de la nutrición sostenible y respetuosa con la naturaleza y con nuestra naturaleza. Los que lleven otras gafas, aportarán respuestas diferentes: la industria tiene sus gafas, la gente a la que no le preocupa demasiado la salud tiene otras, la gente que está demasiado estresada y ocupada tendrá las propias y por tanto, las opiniones pueden ser varias y contradictorias… Está bien escucharlas todas y así crear tu propio criterio.

Para daros una respuesta “coherente” es importante ampliar el enfoque que tenemos actualmente sobre los productos ultraprocesados: “en nuestro armario mental de alimentos, las galletas ocupan una de las prendas de uso más frecuente. Las consideramos un alimento y compiten a la hora del desayuno y la merienda con el pan de calidad, las frutas y los frutos secos”. Sería útil, en la sociedad actual, una reflexión sobre el halo de la necesidad creado en torno a ellos.

Sabemos que puede despertar sensibilidades la afirmación de que los productos ultraprocesados pueden ser perjudiciales para la salud: gran parte de la sociedad está diseñada para su producción y consumo; vive por y gracias a ello. En este punto, re-enfocar el mundo de los procesados es algo que no se consigue de la noche a la mañana y requiere de tacto y comprensión.

Con esta introducción a cuestas, iremos al supermercado: ¡en busca de la galleta saludable!

 

Primera parada: ¿qué significa exactamente saludable para ti?

Seguro que la respuesta tendrá matices dependiendo de la persona aunque según la RAE: saludable: adj. “Que sirve para conservar o restablecer la salud corporal”.

Una galleta está compuesta por una mezcla de harinas refinadas, aceites de mala calidad (aunque no sean de palma), sal y azúcares. Su composición es baja en nutrientes, vitaminas y minerales naturales. Uhmmm, pues según esto parece que ponerle a la galleta el adjetivo de saludable es en sí mismo una contradicción.

Después de observar esta contradicción puede que sigas preguntándote qué galleta elegir en el supermercado…

 

Segunda parada: analizar el contexto global de la alimentación y conocer quién va a consumir el producto (en este caso, un niño).

Elige con qué contexto te identificas más:

  1. Mi hijo las come todos los días, en el desayuno con un zumo de frutas y a veces en la merienda con un batido de fresa. Respuesta: ninguna es saludable.
  2. Mi hijo las come algunos días, en el desayuno, otros días le doy leche con cereales. Respuesta: ninguna es saludable.
  3. Mi hijo come galleta cuando tiene algún cumpleaños o celebración. Algún domingo las hacemos juntos para merendar. Suele desayunar pan con aceite y fruta, yogur natural con frutas, cereales integrales y frutos secos. Cuando tiene que entrenar por la tarde, algún día toma una  tortilla francesa. Respuesta: en este caso daría igual que galleta elegir, cualquiera valdría. Aunque la cualidad de la galleta es la misma en los tres contextos, en este caso hay amortiguadores: su consumo esporádico en un contexto saludable de alimentación y movimiento.

 

La galleta más saludable es la que no tienes en la despensa de casa

La galleta es una pieza más del puzzle de la alimentación. No puedes prohibirle a tu hijo el consumo de galletas pero si ayudar a que la mayor parte del tiempo tenga una alimentación basada en productos naturales de calidad y eso es lo que definirá si su alimentación es o no saludable.

En La Azahar Salud no nos gusta etiquetar a los alimentos como buenos o malos. Las galletas no son buenas o malas, son lo que son, galletas: productos fast food de baja calidad. Lo que sí es seguro es que en nuestra sociedad actual no son necesarias, y que pueden ser más perjudiciales que beneficiosas para la salud. No es que sean malas, es que no son saludables.

El ser o no saludable lo hace el contexto: la alimentación del día a día, la actividad física y el equilibrio con el entorno. Por ello no existen galletas más o menos saludables, existe un conjunto de hábitos y una forma de vida a favor de nuestra salud.  

 

Azahar Salud www.azaharsalud.com / La Habitación Saludable www.lahabitacionsaludable.com

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/azaharsalud/ https://www.facebook.com/LaHabitacionSaludable/