Soledad, divino tesoro

Elia Romero, Psicóloga

 

Estar solo es una oportunidad de oro para estar con uno mismo; de estar en paz. Enamorándonos cada día de nosotros, y conociéndonos como cuando tenemos a alguien en frente, y lo vemos por primera vez. Queremos preguntarle, indagar, saber cómo es cuando se levanta, cuál es su primer pensamiento, qué le gusta desayunar, o si le gusta andar en pijama hasta media mañana… Cuando conocemos a alguien, le tanteamos, calibramos su carácter, su mal humor, su paciencia, y también le cortejamos. Le preparamos comida rica, ponemos la mesa bonita, y cuidamos mucho lo que nos ponemos cuando vamos a verle.

 

¿Y cuando estamos solos?

Pues cuando estamos solos, estaría genial que:

  • Nos procurásemos los mismos cuidados a nosotros mismos. Que nos comprásemos flores frescas solo porque sí, porque nos da alegría ponerlas en el salón y olerlas cuando estamos en casa. Que nos comprásemos ese conjunto sexy, o esa camisa que te queda como un guante porque te ves genial con ella. Que cocinásemos sólo para nosotros algo nuevo, algo laborioso, algo que sólo harías para alguien a quien quieres mucho.
  • Sobre todo, que al final del día, te preguntaras cómo has estado hoy. Pero sin hacer juicios de valor. Que cuando te sientes en tu sofá y te pongas tu serie favorita, te felicites por haber hecho tus cosas bien, y por haber aprendido de las que no bordaste. Que te preguntes, como te gustaría que te preguntaran si estuvieras acompañad@, cómo te sientes. Y que te des el tiempo para conectar contigo, y hablarte. Para que no te vayas a la cama con el piloto automático.
  • Por otro lado, puedes realizar multitud de actividades donde se puede conocer a otra gente como: bailar, apuntarse a clubs de deporte y aumentar la red social. Así como disfrutar de los amigos el tiempo que surja, quedarse leyendo en el sofá toda la tarde sin dar mayor explicación, o poner la música a tope y cantar a voz en grito dando saltos por el salón. Sí, en ropa interior a lo Tom Cruise en Risky Bussines

Porque solo cuando uno tiene una relación sana consigo mismo, puede comenzar una en pareja. Así, si hay algo que te está dando un mensaje confuso cuando conozcas a alguien, sabrás detectarlo y ponerle nombre. Y entonces decidir si continúas, o te bajas del tren. Y es que si uno está bien solo, no necesita estar en pareja. Lo prefiere, pero no se va a echar en los brazos de cualquiera por buscar compañía. Y eso… es la mejor garantía para no caer en relaciones tóxicas.

Se puede estar de muchas formas cuando se está solo, pero al final nosotros decidimos cuál escogemos. Si eliges crecer para llegar a ser tu mejor versión, ¡felicidades, escogiste la buena! Eres tu compañero de por vida, así que quiérete y cuídate mucho.

Y hoy, ¿qué te vas a preparar para comer? Eso sí… ¡pon la mesa bonita!


Azahar Salud www.azaharsalud.com / La Habitación Saludable www.lahabitacionsaludable.com

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/azaharsalud/ https://www.facebook.com/LaHabitacionSaludable/