Come bien y no… cuentes calorías

Carlos García, Nutricionista

 

A menudo nos pasa que queremos controlar cuanto hay a nuestro alrededor, incluido nuestro cuerpo, y como si de una Thermomix a la que le metemos el programa se tratara, nos ponemos a calcular las calorías que ingerimos sin tener en cuenta un factor importantísimo, el valor nutricional de los alimentos.

 

¿Qué es una caloría?

Sin ánimo de que volvamos a las clases de bioquímica del colegio, recordaremos que: “una caloría es la cantidad de energía calorífica necesaria para elevar la temperatura de un gramo de agua pura en 1°C a una atmósfera de presión.”

Básicamente, es una medida que nos ayuda a calcular la cantidad de energía contenida en los alimentos. Cuantas más calorías contenga un alimento, mayor será también la energía que proporcione. Esta energía será la que utilice nuestro organismo para realizar distintas funciones, ya sea andar, respirar, pensar…

 

¿Por qué varía el contenido calórico de un alimento a otro?

Esto tiene que ver con su composición. Según varíe su contenido en macronutrientes, hidratos de carbono, las proteínas y las grasas, así variará la energía, calorías, retenidas en su interior. La energía que libera cada uno de estos es diferente. Se sabe que 1g de hidratos de carbono libera 4Kcal, 1g de proteínas libera 4Kcal y 1g de lípidos libera 9Kcal.

 

¿Bolsa de patatas o fruta, refresco o agua?

La clave de qué recomendar está en el valor nutricional. No nos alimentamos de energía, sino nutrientes. Estos nutrientes van a ser utilizados por nuestro cuerpo, no solo para extraer energía, sino que además se usarán para otras funciones como son la formación de nuevos tejidos, reparar los existentes y controlar, o hacer posibles, las distintas reacciones químicas que ocurren en nuestro cuerpo.

Jamás va a ser lo mismo comerme un “snack con código de barras” que una fruta, ni siquiera cuando ambos tengan las mismas calorías. Desconfía de los productos light, tendrán un 30% menos de calorías, pero eso no los hace productos más-saludables (en ocasiones ni siquiera los hace menos-insalubres).

 

¿Qué son las calorías vacías?

Este término se utiliza para denominar a alimentos que, como esos “snacks con código de barras”, aportan grandes cantidades de energía, pero pocos o ningún nutriente… que valga la pena. Nos referimos a alimentos con un alto contenido en harinas o azúcares refinados o alcohol. Algunos de estos alimentos además irán acompañados de grasas saturadas.

¿Cuál es el problema con estos alimentos? Podríamos decir brevemente que el mayor inconveniente es que nos van a aportar demasiadas calorías (muchas más de las que necesitamos) y que además van a hacer que dejemos de tomar otros alimentos que de verdad nos van a alimentar (más adecuados).

 

Entonces, ¿si hago ejercicio tengo que contar calorías?

Cuando aumentas tu actividad física, tu cuerpo consume más calorías. Más que calcular calorías, tendrás que incrementar proporcionalmente las cantidades de todos lo nutrientes. Acuérdate que después de hacer ejercicio tu cuerpo necesitará, sobre todo, recuperar el agua perdida y algunos minerales que se pierden con el sudor. Por eso, lo que mejor te va a venir es el agua y alguna fruta, frutos secos o incluso unas pasas que de forma natural te hagan recuperar los minerales perdidos…Y sí, olvídate de esas “bebidas para deportistas” tan “chulas” que anuncian en la tele, y que en el mejor de los casos solo van a aportarte una sobredosis de azúcar y en el peor de los casos una “sobredosis” de minerales, que tu cuerpo no será capaz de gestionar.

 

Si de verdad te importa tu salud…

Olvídate de estar contando calorías todo el día, eso no es sano. Cámbialo por:

  • elegir alimentos que aporten nutrientes, no calorías. Mira el etiquetado.
  • distribuir las porciones a lo largo del día, y en función de las actividades que realices
  • seguir una dieta variada, y llenar tu plato de muchos colores
  • evitar alimentos precocinados (van a ir acompañados de un exceso de sal, de azúcar, de grasa, o en el peor, pero más común de los casos, de los tres)
  • comer con agua.
  • disfrutar comiendo… ¡y cocinando!

Y es que como decían los antiguos romanos, mens sana in corpore sano”; para tener una salud plena debemos tener una alimentación y una actividad física sana 😉

 

Azahar Salud www.azaharsalud.com / La Habitación Saludable www.lahabitacionsaludable.com

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/azaharsalud/ https://www.facebook.com/LaHabitacionSaludable/