La noche me confunde

By Category: Consejos, Psicología Comments: No comment Tags: , , ,
TALLERESCONSULTA ONLINEFORMACIÓN PARA EMPRESAS

 

La noche me confunde

La Habitación Saludable, PsicoNutrición

 

¿A ti también te pasa que llevas todo el día tratando de llevar una ‘dieta saludable’ y al llegar la noche… la-noche-te-confunde y la lías? Y, claro, esto hace que te sientas mal, que te plantees que no tienes fuerza de voluntad, que no puedes controlarte, vamos que te desmoralizas…

Además, esta historia no es nueva, esta historia la has vivido ya otras veces… por no decir que la vives cada noche… y todas las mañanas te prometes que esta noche será diferente. Y llega la noche y ves que todo sigue siendo igual y terminas sintiéndote peor, y encima tu mente se pone en modo ‘diablillo’ y te dice te dice: “en la nevera queda un trozo de pizza y helado y chocolate y galleta y…”

 

¿Por qué la-noche-me-confunde?

  1. Prohibición Vs. Moderación: ¿estás (o has estado) a dieta y sientes prohibición? La prohibición es igual al descontrol y la moderación es igual a la elección.
  2. Dieta muy restrictiva: ¿no estás comiendo suficientes calorías durante el día?, normal que tengas hambre. Sigue un menú equilibrado pautado junto a tu dietista-nutricionista.
  3. Vives con estrés: no tienes momentos que te hagan desconectar y no sabes qué hacer con algunas emociones como aburrimiento, tristeza, ansiedad, soledad… ¿Hambre real o hambre emocional?
  4. Falta de sueño: el no dormir “alimenta” el descontrol en tu cerebro y, además de volver medio loco a tu cuerpo, hace que la sensación de hambre se acentúe y termines asaltando la nevera.

Para que veas, y tú creyendo que lo hacías mal porque no tenías fuerza de voluntad. Hay más cosas que influyen en esta situación.

 

6 trucos para evitar que la-noche-me-confunda

  1. No te castigues ni te premies. La comida no es un premio, tampoco un castigo. Los alimentos están ahí para nutrirnos y para que los disfrutemos, busca alimentos que de verdad te nutran. Te dejamos una receta divertida para disfrutar.
  2. Planifica tus horarios para las comidas, de forma que no sientas la necesidad de picotear a deshoras o llegues con un hambre voraz a la cena.
  3. Come con consciencia, es decir, disfruta de lo que vas a comer, saboréalo y se consciente de lo que estás comiendo…puede que apagar la tv o dejar el WhatsApp aparcado mientras cenas te ayude a disfrutar realmente de la comida sin distracciones, en ocasiones estresantes. ¿Has oido hablar de alimentación consciente? Si quieres entrenarte en esta habilidad vente a alguno de nuestros Talleres de Alimentación Consciente.
  4. Empieza por pequeños cambios, ponte metas a corto plazo que te ayuden a cumplirlas y a motivarte para alcanzar la siguiente, no quieras cambiar tus hábitos de siempre en un día, date tiempo. Pasito a pasito se llega más lejos. 😉
  5. Cambia ese hábito, si tienes asociado un momento del día con un alimento no del todo sano: por ejemplo la galleta de chocolate después de sacar el lavaplatos, deja el lavaplatos para dentro de un rato y haz que se te pase el gusanillo haciendo algo que te guste, como leer un libro o ver ese capítulo de tu serie de Netflix que te tiene enganchado.
  6. Entrena tu inteligencia emocional. No luches contra tu ansiedad, tu estrés,… Pregúntate ¿por qué estoy comiendo ahora?, ¿qué haría ahora si no estuviera comiendo?, ¿cómo me siento (antes, durante y después de comer)?

 

Seguro que después de leer este artículo vas a romper el carnet honorífico del club de la-noche-me-confunde 😉

Esperamos que te haya servido. Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas la próxima entrada de muestro blog…   Si identificas que tienes alguna dificultad en tu relación con la comida o en algo más, ponte en contacto con nosotrosEstamos encantados de ayudarte. 🙂

La Habitación Saludable www.lahabitacionsaludable.com  / Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/LaHabitacionSaludable

nutrición nutricionista dietista-nutricionista dieta

¡Comparte esta entrada!

Deja un comentario