Autocuidado y relación con la comida

By Category: Consejos, Formación, Psicología, Psiconutrición, Servicios Comments: No comment Tags: , , , , , ,
¿TALLERESCONSULTA ONLINEFORMACIÓN PARA EMPRESAS

 

Autocuidado y relación con la comida

La Habitación Saludable, PsicoNutrición

 

¿Has oído hablar alguna vez del concepto de “autocuidado? ¿Sabes qué relación puede tener la forma en la que atiendes tus necesidades con la comida?

Las psicólogas de las Habitación Saludable queremos contarte un poquito de qué va esto de autocuidarse y, para ello, te vamos a contar una historia…

 

Imagina que eres un/a amante de las plantas y tienes un jardín precioso. A menudo, dedicas largas horas de tu día a cuidarlo con todo tu cariño, a regarlo, a quitar las malas hierbas disfrutando del proceso en todo momento. Un día, tu vecina te dice que se va a ir una temporada de vacaciones y te pide el pequeño favor de que, de vez en cuando, le eches un vistacito a sus plantas y riegues su jardín el tiempo que ella esté fuera.

Tú, que eres una persona un poquitín autoexigente y perfeccionista, quieres hacerlo perfecto porque no quieres defraudar a tu vecina (temes no estar a la altura) y te gustaría que cuando llegara, se sintiera orgullosa de tu trabajo. Así que, empiezas a dedicarle horas y horas a cuidar de su jardín el cuál, empieza a estar casi tan precioso como el tuyo. Lleno de vida y de flores alegres que ahora lo adornan.

Cuando ella llega, se siente sorprendida por tu trabajo y te llena de halagos. Y… ¡No solo eso! Encima se lo cuenta a otros vecinos que empiezan a pedirte que, durante sus vacaciones, les cuides también su jardín. Poquito a poco, empiezas a llenar tu tiempo cuidando el jardín de los demás que no dejan de reconocerte y halagar tu trabajo, pero cada vez te sientes más cansada/o y más enfadada/o, echas de menos estar en tu jardín y disfrutar del placer que te generaba cuidarlo, pero no sabes decirles que no.

Tras un tiempo, ¿qué habrá pasado con tu jardín?

 

autocuidado

 

Efectivamente. Ahora tu jardín se habrá “chuchurrío” y encima, lo compararás con los demás y podrás pensar “¡Jo, que jardín más bonito tienen los demás y sin embargo el mío, está desatendido y descuidado!”

Pues lo mismo pasa con la atención a nuestras propias necesidades.

Cuando por infinitas circunstancias de la vida (y, sobre todo, nos pasa a las mujeres por esos roles impuestos por la sociedad) nos acostumbramos a tener siempre contentos a los demás y atender a sus necesidades (siempre) por delante de las nuestras, nuestro jardín se chuchurre. ¿Te suena eso de que “tengo que ver bien a los demás para yo estar bien”? Pues es una frase de doble filo. Por supuesto, es importantísimo para nosotros que las personas de nuestro entorno estén bien, cuidadas y por tanto, con sus necesidades cubiertas. Pero si el precio a pagar por ello, tiene un coste emocional elevado, esto pierde su sentido. Jamás podremos cuidar bien si no estamos nosotros bien ¿Se entiende?

 

Autocuidado es pues, atender a nuestras propias necesidades tal y como lo hacemos con los demás. ¿Y cómo se relaciona esto con la comida? En el momento en que no nos dedicamos tiempo, cuando no tenemos ratitos de disfrute en el día ni dispongo de actividades placenteras a lo largo de él, cada vez que no ponemos límites y decimos NO si algo no nos apetece; cuando no me doy permiso para expresar mis sentimientos, opiniones o necesidades, si no tengo fuentes de placer o satisfacción en mi vida más allá de las obligaciones; cada vez que no me doy permiso para parar o para no hacer nada sin sentirme poco productiva/o…y un largo etc., probablemente recurra a la comida para, de alguna forma, colmar esas necesidades inherentes al ser humano.

Pero no, no es un problema con la comida, el auténtico problema, es el uso que hago de la comida para cubrir mis necesidades de calma, tranquilidad, desconexión, disfrute…

 

Con este artículo el equipo de psicólogas de La Habitación Saludable queremos mostrarte que el autocuidado, o cuidarse, va mucho más allá de hacer ejercicio (por ejemplo, si lo haces desde la obligación y
el machaque y no desde el disfrute o la libertad del movimiento, difícilmente será algo sano para ti) o comer bien (de nada sirve, tomar alimentos saludables si tu alimentación está basada en el control, la restricción o la culpa). Como ves, el autocuidado va también por dentro y se relaciona mucho con la salud emocional.

Ahora te invitamos a reflexionar ¿sientes que te auto-cuidas? ¿sientes que las necesidades de los demás siempre están por delante de las tuyas? ¿cómo te hablas? ¿desde donde llevas la alimentación o el deporte que llevas, desde la autoexigencia o desde la elección y el disfrute? ¿cuánto tiempo dedicas a tu propio placer o disfrute al día?… después de responderte a todo esto ¿qué función puede estar teniendo la comida en tu vida?

Ojalá a partir de hoy puedas empezar a darte lo que necesitas un poquito más. Y, si no sabes por donde empezar, las psicólogas del equipo estaremos encantadas de acompañarte en ese camino.

 

Esperamos que te haya servido. Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas la próxima entrada de muestro blog…   Si identificas que tienes alguna dificultad en tu relación con la comida o en algo más, ponte en contacto con nosotrosEstamos encantados de ayudarte. 🙂

 

 LAHABITACIONSALUDABLE.COM / Facebook /Instagram

nutrición nutricionista dietista-nutricionista dieta

¡Comparte esta entrada!

Deja una respuesta